Reggaeton Con Style ActivaO


    Pekín 2008 - España saca su casta y sueña con el oro

    Comparte
    avatar
    ...:::RANDY:::...
    Owner
    Owner

    Mensajes : 31
    Fecha de inscripción : 16/08/2008

    Pekín 2008 - España saca su casta y sueña con el oro

    Mensaje por ...:::RANDY:::... el Sáb Ago 23, 2008 4:32 pm



    El oro olímpico queda a un partido para España. La selección nacional
    se ha asegurado la plata después de superar, echando mano de la raza y
    casta habitual en los jugadores de Aíto, a una acertadísima Lituania
    por 91 a 86. España emula así a la selección que se colgó la plata en
    Los Ángeles 84.

    La selección española de baloncesto ha logrado el pase para la final
    olímpica, la segunda de su historia, tras derrotar a Lituania por
    91-86. En un partido muy igualado, los españoles sufrieron ante el
    acierto lituano desde la línea de tres, pero con un parcial de 8-0 en
    el último cuarto resolvieron una semifinal de infarto.

    Los jugadores españoles han hecho historia. El equipo de baloncesto español estará por segunda vez en la gran final de unos Juegos Olímpicos
    -la anterior fue en Los Angeles hace 24 años-, se asegura una medalla y
    se gana el derecho a luchar por el oro. La tensión durante la semifinal
    due máxima, durante muchos minutos Lituania controló el partido gracias
    a su acierto desde más allá de la línea de tres, la gran dirección de
    Jasikevicius y la expeditiva defensa interior, que minimizó la
    aportación de Pau Gasol durante tres cuartos.

    Lituania se carga de faltas
    Pero
    ese trabajo defensivo acabó minando a Lituania a base de faltas. Sus
    postes se fueron cargando y Pau Gasol, poco a poco, fue encontrando su
    lugar. Además, durante los malos momentos España no se vino abajo y
    siguió trabajando para mantenerse en el partido. Con Felipe Reyes
    y Carlos Jiménez como líderes, España aguantó el chaparrón y esperó su
    momento, que llegó una vez iniciado el último cuarto cuando Rudy
    Fernández comandó un parcial de 8-0 que puso por delante a España hasta
    el 91-86 final.

    El partido arrancó muy igualado. Pau comenzó
    sufriendo ante la defensa de los pivots lituanos, que imponian su
    físico y forzaban los fallos del jugador de los Lakers. La defensa
    española era buena, pero entre Jasikevicius y Kaukenas mantenían a
    Lituania cerca de España, que mandaba en el marcador, aunque siempre
    con ventajas cortas. En el segundo cuarto la igualdad premaneció pero
    Lituania se hizo con la manija del partido. 'Saras' estaba cada vez más
    cómodo sobre la pista y repartía juego para sus compañeros, que
    encontraron el acierto desde la línea de tres. En especial, Simas Jasaitis
    -que jugó su mejor partido en mucho tiempo- castigaba a España
    liderando un parcial de 17-6, que llegó a ser de 11-2. Los españoles
    estaban cerca en el marcador pero la impotencia comenzaba a apoderarse
    de los de Aíto.

    El resultado al descanso no era como que
    saltaran las alarmas, pero Lituania tenía mucho mejores sensaciones que
    una España siempre a remolque. La buena defensa de los bálticos dejó a
    los españoles en un paupérimo 39% en tiros de campo 12/31; en cambio
    Lituania firmaba 6/13 en triples. Sólo las 11 pérdidas de balón
    propiciadas por la defensa española daban algún resquicio positivo a
    los de Aíto.

    Felipe lucha contra el festival anotador lituano
    Tras
    el descanso, Lituania salió muy confiada en sus posibilidades y
    extendió su buena racha, con Jasaitis anotando 5/7 en triples. Aún así,
    España seguía pegada en el marcador. Pau continuaba con su particular
    infierno dentro de la zona, donde se topaba una y otra vez con el
    cuerpo y los brazos de sus defensores que le obligaban a forzar sus
    tiros y a seguir bajando sus porcentajes. Pau no terminaba de endurecer
    su juego, pero no se rendía y fue sumando faltas al casillero de sus
    defensores, que luego resultarían decisivas para el devenir del
    encuentro. Por suerte, Felipe aprovechaba toda la atención sobre Pau y
    pescaba dentro de la tórmeta de la zona. Su brega incansable se tradujo
    en puntos, que incluso pusieron el empate a 62 a pocos segundos del
    final del cuarto, pero un triple más adicional anotado por Kristof
    Lavrinovic cerraba un cuarto magnífico de Lituania, que se iba cuatro
    arriba a falta de diez minutos.

    Jiménez enseña el camino a la victoria
    Sólo
    quedaba un cuarto y España no acababa de dar la vuelta al marcador. La
    tensión era cada vez mayor y llegaba el momento de los mejores. Aíto no
    podía contar con un Rudy aturdido por un golpe y Navarro deambulaba por
    el campo como alma en pena, sin ninguna incidencia sobre el partido.
    Para lograr la victoria se necesitaba calidad, pero mucho más jugadores
    dispuestos a apretar los dientes y luchar por cada balón. Ahí llegó el
    momento de dos guerreros que muchas veces no se llevan la gloria pero
    que son vitales para el éxito español: Carlos Jiménez y Felipe Reyes.
    Entre los dos arrastraron al equipo hacia la victoria con cada rebote,
    con cada balón divido. Jiménez firmó 11 puntos y 7 rebotres, siendo
    decisivo en el tramo final de partido.

    Y al trabajo de estos
    dos se unió el resurgir de Pau Gasol. Todo su sufrimiento dio sus
    frutos en el último cuarto mandando a Petravicius y Lavrinovic al
    banquillo con cinco faltas y a Linas Kleiza
    al vestuario con su segunda antideportiva. Pau por fin machacaba el aro
    a placer y sumaba faltas a casi todas sus acciones hacia el aro. Así,
    España encontró su momento. Rudy Fernández reingresó en la cancha ya
    recuperado y lideró un parcial de 8-0 que dio la vuelta al marcador,
    dando el liderato a España, que ya nunca soltó.

    Con la
    confianza de llevar la manija España jugó su mejor baloncesto en los
    últimos minutos. Raül López y Ricky Rubio permanecían juntos en cancha
    y Jiménez jugaba de cuarto. Aíto sacó la zona 2-3 y Lituania se quedó
    sin ideas. La victoria era un hecho. Con siete puntos de ventaja en los
    últimos segundos España pasó su último apuro con un triple de
    Jasikevicius, pero Jiménez y Raül no fallaron desde la línea de tiros
    libres y el partido acabó 91-86 para España.

    Así, el sueño de
    la final se hizo realidad, España confirmó su éxito con su segunda
    medalla olímpica de la historia y, sin ninguna presión, los de Aíto se
    ha ganado una oportunidad magnífica de luchar por su primera medalla de
    oro en unos Juegos Olímpicos.

      Fecha y hora actual: Miér Ene 16, 2019 12:18 pm